Familia se turna para dormir con su perro anciano y hacerle compañía

Spike, es un perrito ya anciano que no puede subir las escaleras para poder dormir con sus padres humanos, por lo que ellos optaron bajar a dormir con él.

La familia de Catherine Morris adoptó a Spike cuando era pequeño, ellos habían determinado que se debería de quedar a dormir en el primer piso y  que no iba a subir a los cuartos. Pero no fue así.

Desde la primera noche Spike durmió arriba con sus padres humanos.

«La primera noche que lo tuvimos, cerramos la puerta de la escalera y nos fuimos a la cama», dijo Morris. “¡Él lloriqueó por un par de minutos antes de saltar por encima de la puerta en la oscuridad y trotar hacia la habitación de mis padres y directamente a la cama! Y ahí es donde durmió desde entonces”.

Catherine cuenta que su perro siempre estaba lleno de energía, que le encantaba correr  y perseguir la pelota de tenis y por las noches subía las escaleras para compartir la cama con su familia.

«Le encanta acurrucarse y trata de abrirse camino bajo las sábanas para acercarse lo más posible», dijo Morris.

Pero ahora Spike ya tiene 14 años y ya ha sufrido dos golpes y a consecuencia tuvo un derrame cerebral, por lo que no podía pararse. Sus padres lo llevaban por toda la casa pero el valiente perro volvió a caminar de nuevo.

Por desgracia ya Spike no es lo suficientemente fuerte, para que suba las escaleras como antes, así que su familia le bloqueo su lugar favorito que es el dormitorio.

Ellos instalaron un bloqueo en la puerta de su escalera para que no intentara subir y decidieron turnarse para bajar a dormir con él cada noche, con tal de hacer feliz a su perro anciano.

 “Este nuevo horario comenzó mientras estaba en la universidad, por lo que mis padres pasaban noches alternas abajo con Spike”, dijo Morris. «Desde que me mudé a casa, me uní a la rotación, así que, en general, podemos dormir un poco más entre los tres».

El padre de Spike tiene especial cuidado para asegurarse de que su viejo cachorro esté cómodo por la noche

“Son absolutamente inseparables”, dijo Morris. «Mi papá lo llama ‘frijol viejo’ y siempre están charlando».

“Mi papá también lleva a Spike su agua y comida al sofá y lo alimenta con la mano para asegurarse de que obtenga sus medicamentos y mantenga sus fuerzas”, agregó.

«Amamos mucho a nuestro perro mayor y estamos muy contentos de tenerlo en nuestras vidas», dijo Morris. «Con suerte, hemos compensado su no tan buen comienzo en la vida brindándole todo el amor del mundo».

Deja un comentario

Ad Blocker Detected!

Refresh

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad