Anciano sin hogar es feliz de que le aceptaran con su perro en un refugio

Este anciano y su perro fueron acogidos recientemente en un refugio, después de haber  dormido por mucho tiempo en las calles.

La historia de amistad entre estos dos seres se ha convertido en una inspiración para los voluntarios del refugio.

Don José y su perro llamado Rubio fueron acogidos en un albergue en Ciudad del Este, Paraguay, para protegerse del frío.

Este anciano  se dedicaba a buscar algún material reciclable para poder vender y así poder comprar  algo para poder comer.

En estos últimos días, durante su recorrido, el hombre se encontró con un grupo de voluntarios que le ofrecieron ayuda para refugiarse en las frías noches de este invierno.

Pero el noble anciano no acepto la ayuda, porque pensó que no aceptarían a Rubio, su perro. Afortunadamente el refugio acepto a los dos y así que de ahora en adelante ambos pueden pasar una noche cálida.

Esa noche los dos se acostaron en una cómoda y abrigadora cama con almohadas mullidas.

“Ese perro no habla, pero es muy inteligente. Ni por un momento abandona al dueño, ni el hombre abandona al perrito, son muy amables. Don José está enamorado del perro, los empleados visten al peludo y luego cuando los vi irse a la cama les saqué una foto uno al lado del otro”, dijo Sonia Barrios, directora de Desarrollo Social.

Don José, se levanta todas las mañanas  para ir a trabajar, los del refugio le dijeron que podía quedarse todo el tiempo que quisieran; pero el anciano dijo que trabajar es parte de su vida y es una forma de divertirse  con su fiel amigo perruno.

Deja un comentario

Ad Blocker Detected!

Refresh

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad